viernes, mayo 23, 2008

Indiana Jones y el reino de las calaveras de cristal

No podía faltar en este blog una entrada dedicada a una de las películas más esperadas por los investigadores de los desconocido. No sólo regresa el arquéologo más famoso de la historia sino que lo hace con un tema muy interesante, las calaveras de cristal, objetos con poderes cuyo origen sigue siendo un misterio. Ni siquiera la Crisis Mundial impedirá que vaya al cine a disfrutar de esta obra que desafía a la petulante y dividida Academia.


5 comentarios:

  1. ¡¡¡¡¡¿¿¿¿COMOOOO????!!!!

    Crisis Mundial = PUBLICIDAD

    ResponderEliminar
  2. ¡No vayáis a verla! ¡Es más mala que pegarle a la abuela con un calcetín usado y sudado durante un mes con un ladrillo dentro!

    ResponderEliminar
  3. Pues yo he de decir que salí ampliamente satisfecho de la película... Y que me recordó en cierto modo a esta bitácora de lo inquietante.

    ResponderEliminar
  4. Otros vendrán que a parir la pondrán.miércoles, mayo 28, 2008

    El calcetín, señor anónimo, se lo habrá de meter usted por el ojete, que la cosa no es ni mucho menos tan grave. Y sí, ya sé, ya sé, nos quedamos sin el anunciado coito final entre el extraterrestre y la rusa, pero es que las pelis, como la vida misma, uno las ha de completar en su imaginación so condena de decepción eterna. Miré usté que mientras le escribo esto, dos bailarinas de danza del vientre me deleitan con sus ombligos ondulantes... y como se contorsionan las jodías ¡Pícaras, que sois unas pícaras!
    Bueno, le dejo que viene mi madre para el oficio de Laudes.

    P.D. Pórtese bien con su abuela, que pa'su edad aún tiene un apaño.

    ResponderEliminar
  5. un librea saqueador de bodegasmiércoles, mayo 28, 2008

    Lo dicho. Ni en tus mejores sueños húmedos, Patrick. Cualquier otro comentario acerca de polvos cósmicos y atentados viejunos están fuera de lugar.

    En algún lugar, sentado en su sillón, fumando tranquilamente su pipa, von Däniken contempla satisfecho este nuevo éxito con una sonrisa de oreja a oreja.

    Lucas, Spielberg, una sola cosa os digo:
    ¡Vendidos!

    ResponderEliminar