jueves, junio 12, 2008

El Saludo de Isis

Interrumpo la narración de la Crisis Mundial para ofreceros en exclusiva un documento de altísimo interés pedagógico en el que el Bibliotecario nos instruye con su saber hacer habitual acerca del significado del saludo de Isis, que habéis visto en vídeos anteriores. Espero que esto os anime a emplear dicho saludo, pues es una señal de nuestra pertenencia al bando de los defensores de la Verdad.


Nunca ha sido más adecuada mi despedida, ¡Por Isis!

7 comentarios:

  1. La Sombrerera Locajueves, junio 12, 2008

    Ohhhhhh!

    Que grandísimo documento de vital importancia y...¡qué se pone a estas alturas de la crisis!

    Menos mal que el Bibliotecario es capaz de salvar cualquier situación y encima dispone de modelos para dar un perfecto ejemplo gráfico de la ejecución del saludo. Ni la exposición de una tesis sobre el nabicol podría empañarv la importancia de este documento.

    Mis más sinceras felicitaciones a usted y a su equipo:

    La Sombrerera Loca

    ResponderEliminar
  2. Y un gran Oh Yeah! (enoquiano, eso sí) para todos.

    Por cierto: Pero que GRANDE es ese Patrick...

    ResponderEliminar
  3. El video cojonudo, pero creo que el Bibliotecario debería haber empezado:

    "El saludo de Isis se hace así. Uno, La reverencia. Dos, la circunferencia."

    Tiene menos pasos que el chiki-chiki, y es mucho más friki.


    La Sombrerera loca dijo: "documento de vital importancia"
    El "anónimo" dijo: "un gran Oh Yeah! enoquiano para todos"

    Lo dicho. Super Freak!

    ResponderEliminar
  4. Dr. John W. Tiburón Canallaviernes, junio 13, 2008

    Estimados Patanes:

    Después de largas semanas de ausencia, motivada, en gran medida, por los emocionantes sucesos que han tenido lugar en los últimos meses y de los que aquí se ha informado con desigual fortuna, interés y rigor, vuelvo, lleno de renovado entusiasmo y esperanza por los últimos acontecimientos y las noticias recibidas, para cargar de nuevo contra este pozo de hediondez, de traición y falacias, e intentar llevar un poco de luz a aquellos desafortunados que, como vosotros, vivís sumidos en la más absoluta ignorancia. Bien porque vuestro sino, marcado por la desdicha, no os ha permitido alcanzar la grandeza de la que gozamos los miembros de la Academia y que está reservada sólo a los grandes hombres, o, en el peor de los casos, por culpa de vuestro lamentable empeño por negar la realidad inviolable de lo que sucede en el mundo, autoconvenciéndoos de la absurda lógica de vuestros hechos, palabras y razonamientos, de la que creéis ser pioneros, cuando en realidad, como pinches advenedizos, sólo catáis una amalgama confusa de sabores, de fragmentos de realidad, incapaces por completo de descifrar los grandes enigmas: los ingredientes de un mundo que, lo creáis o no, ya no os pertenece.

    Sir Edward Holst es uno de esos Hombres. Con mayúscula. Un verdadero visionario que, en contra de todas las calumnias y mentiras aquí vertidas contra él, ha demostrado unas miras que lo conducen, inexorablemente, a un destino mayor y más grande que el que aciertan a atisbar unos simples mortales. Derrotados por la incuestionable contundencia de sus actos y determinaciones, difíciles, pero propias del gran líder que aspira a ser, habéis utilizado de manera arto recurrente la animosidad de ese sucio bastardo que no merece el nombre de hermano, que ha traicionado a su propia sangre y se ha aliado con el peor enemigo del honorable Holst, por la cochina envidia de quien se sabe una sombra, un miserable reflejo de la gloria de su magnífico hermano.

    Son días tristes para la Academia. Muchos de los que hasta hace bien poco considerábamos nuestros aliados, compañeros y mentores han vendido su espíritu a cambio de una funesta ilusión de poder, que no alcanzarán a vislumbrar jamás, perdidos en la negrura infinita que les depara el peor de los posibles destinos para un auténtico Académico: la derrota.

    No hay duda de que son tiempos oscuros, pero también de renovación. De las cenizas de una Academia obsoleta, de una civilización y un mundo igualmente obsoletos surgirá, cual ave de fuego, una nueva Atlantis, en la que no habrá cabida para los traidores, los cortos de vista y los paladines de la anarquía de la razón, sin superchería, magia de bote y primitivas deidades de una civilización que se extingue. Los defensores de Isis caerán muy pronto en el olvido. La expedición y sus aliados serán aplastados. Agartha se tomará de nuevo y la sangre del falsario Steiner será erradicada de la faz de la tierra.

    Presto, todos vosotros correréis la misma suerte que la insignificante Starblade, impotentes ante el nuevo poder de la Renacida Academia, y tú Patrick, asaltatumbas engreído, podrás contemplar, tras un último suspiro, como brindo con tu sangre por la gloria de la Academia y nuestros aliados Los Grises.

    ¡Viva Edward Holst y larga vida a la Academia!

    Dr. John W. Tiburón Canalla

    ResponderEliminar
  5. Sir Edward Holstviernes, junio 13, 2008

    Si bien es cierto que la venerable organización a la que pertenezco pasa por momentos críticos no lo es menos que alimañas como el mercachifle Patrick Von Steiner y su pandilla de alegres timadores está aprovechando la ocasión para promover su descabellada causa.

    Es triste ver como una vez más valiosos aliados caen en la tentación del camino fácil que representa especialmente este tugurio online.

    Afortunadamente estoy plenamente convencido de la victoria de la Razón, entonces explicaré con detalle todo lo que ha ocurrido en lo que ha dado en llamar este turbio suizo Crisis Mundial. Necesitaré tanto tiempo como la tranquilidad suficiente para exponer las mentiras que se han vertido desde este vomitorio glorificado del pensamiento absurdo e irracional, cosas de las que carezco ahora mismo.

    Estimado colega, Dr. John W. Tiburón Canalla, cuando esto termine Patrick Von Steiner recibirá su merecido, no lo dude. La Academia renacerá más fuerte, libre de sus partes corruptas e inaugurará una nueva era para la humanidad, libre de supersticiones y farsantes.

    ResponderEliminar
  6. Dra. Nicole Blumviernes, junio 13, 2008

    No puedo más que corroborar las palabras de mis dos colegas de la Academia, aunque añadiría algunas precisiones:

    -¿En qué cueva/sumidero friki ha sido rodado este despropósito? Parece un aula de escuela de primaria.

    -Y digo despropósito a falta de término mejor, porque se intenta hacer gracia y lo único que se consigue es un breve, lamentable, patético interludio que como mucho sólo consigue dar vergüenza ajena.

    -¿Es que no os alcanza para clases de teatro, tíos? Pasemos lista:
    el individuo de cara de palo de la izquierda con una expresión tan inteligente como la del hermano de Earl y con una homosexualidad reprimida y mal disimulada no parece real. ¿Lo habéis fabricado en la misma jugueterría que Chucky, el muñeco diabólico?

    -El amago de gótico-siniestro llamado Bibliotecario (y que como mucho daría para trabajar en una biblioteca infantil si no fuera porque asustaría a los niños) hace una pésima imitación de Jesús Hermida en sus mejores tiempos. ¿Y por qué lleva un sólo guante? ¿Se le ha dislocado la mano haciendo lo que hacen los (m)emos cuando su novia les deja?

    -Y por último pasemos al individuo de la derecha: alias Cara de Palo 2, que con su barriga fondona y cervecera sin duda nos indica que carece de vida propia, como sin duda todos los que han participado en este engendro. Con una camisa sin duda heredada del abuelo y unos pantalones a juego (¡olé ese presupuesto!) por lo menos oculta una inteligencia que no debe ir muy a la zaga de Cara de Palo 1 con unas gafas.

    -En fin, que con unos adversarios tan lamentables lo raro es que la Academia no se los haya cargado todavía, porque ni siquiera son divertidos para justificar el mantenimiento de sus gilipolleces.

    ResponderEliminar
  7. Un victoriano displicentesábado, junio 14, 2008

    Pero sepa usted, carísima doctora, que a los Cara de Palo se les conoce también como La Cofradía de los Lingams de Plata, Hijos Dilectos de Príapo o Los Delirantes Nenes Pirola... entre otros muchos apelativos gloriosos. Le aseguro que entre los dos, y con la inestimable ayuda del Bibliotecario, han amenizado por petición popular más de un congreso de neurocirujanas y forjado las mejores relaciones en el gremio de la ginecología, al que asesoran merced a sus extensos conocimientos anatómicos.
    Tales son las virtudes que los adornan, que ahora gozan de un cierto predicamento entre arquitectos de renombre mundial, sirviendo de inspiración para sus últimos retos urbanísticos. Para erigir la Torre Agbar , bastó una noche loca entre Cara de Palo 1 y un desprevenido Jean Nouvel; en el caso de la Swiss Re Tower, un par de sesiones completas de sauna y masaje a cargo de Cara de Palo 2, iluminaron a Forster.

    Como ve, los tres atesoran una biografía muy rica en experiencias interesantes. Cuídese bien de menospreciarlos no sea que le suceda lo que a aquel ignoto antepasado nuestro que, poniendo en juego sus dotes visionarias y, tras asegurar que de cierta agua no bebería, acabó empapado hasta las cachas ... Se lo digo sobre todo porque en el caso que nos concierne, el motivo de la libación, de seguro, sería bien distinto.

    ResponderEliminar