viernes, septiembre 16, 2011

Breves nociones sobre el viajes entre dimensiones

La constante llegada de consultas a la ya famosa entrada Viaje a otra dimensión me ha animado a compartir unas ideas sobre el tema, con el fin de darle a mi último comentario mayor visibilidad.

Hay dos tipos de viajes, el astral y el físico. Tan solo el segundo precisa de un portal. Para el primero basta con meditar y tener objetos y/o sensaciones que evoquen nuestro destino. Es el ideal para novatos, pues se puede realizar desde la comodidad del hogar y es más seguro, al poder interrumpirlo a voluntad. No está exento de riesgos, pues uno siempre puede cruzarse en el camino de criaturas poco amistosas pero suelen ignorar a las viajeros incorpóreos.

Paso al apasionante tema de los portales. Los hay permanentes, escondidos a nuestra limitada percepción. Para acceder a ellos es imprescindible un guía, que será el que lo opere y garantice nuestra seguridad dentro de lo posible. Así pude visitar el esclavizado mundo de Zyga'Rhon y regresar vivo para contar la experiencia. También se pueden crear portales y os puedo asegurar que no es necesario ni aconsejable recrear el big bang. Por muy reducido que sea el espacio en el uno lo haga las consecuencias serán dramáticas y bien podrían resetear nuestra realidad. Lo que sí hace falta es información y materiales adecuados, ambos están en posesión de alienígenas y académicos, y no es nada sencillo encontrarse con ellos o que compartan su saber. Crear portales es un arte al que uno puede dedicar varias vidas sin llegar a dominarlo del todo. Un fallo al crear o activar un portal puede ser mortal, desde ser absorbido a una nada infinita hasta abrir las puertas de nuestra dimensión a depredadores sin nombre.

¡Por Isis!

1 comentario: